miércoles, 20 de mayo de 2009

Repossessions y Embargos: The Final Countdown.

Las cifras se disparan y la noticia ha saltado a las portadas. 66.000 familias han perdido ya sus casas en el Reino Unido desde que el credit crunch tuvo lugar en verano de 2007. Las previsiones para este 2009 son de 75.000 viviendas recuperadas por los creditores y eso cerrará un total de 125.000 en dos años y medio. Pero lo más preocupante no es la cifra acumulada hasta la fecha sino su progresión ascendente: Entre Enero y Marzo de este año, la cifra ha aumentado más de un 50% respecto al primer trimestre de 2008. Y actualmente son ya 150 familias las que se quedan sin su vivienda (debida) cada día, 7 días a la semana.

Esta escalofriante progresión ha llevado al Reino Unido a trabajar para preparar un protocolo que requiera a los prestamistas (entidades financieras) haber probado que se hayan examinado todas las alternativas para mantener a los deudores en sus casas antes de ejecutar los desahucios.

Parece que una segunda oleada de embargos se cierne sobre el Reino Unido, al igual que en los EE.UU. La pregunta que debemos hacernos es: ¿Qué va a pasar con el desmesurado mercado hipotecario español en un entorno récord (occidental) de desempleo? Es fácil intuír la respuesta (aunque no para todos): Veremos una gravísima afectación social, y la tan cacareada fortaleza de la banca española quedará en evidencia. ¿Cuándo? Pronto, muy pronto. Y la vomitona de inmuebles al mercado que está ya iniciando la banca, junto con la venta desesperada de aquellos quienes intentan evitar el embargo, será sólo el inicio de el verdadero desplome de precios que aún no hemos visto.

Mientras tanto, se toman medidas absurdas como ésta, de imposible cumplimiento en 2011. Ya que dentro de dos años la situación será tan delicada que las ventajas fiscales actuales, no sólo no se podrán eliminar sino que se deberán incrementar en la medida en que la quiebra del Estado español lo permita. La forma de evitar esa quiebra no puede ser más que la manutención de la Europa pobre por parte de la Europa rica, o bien se deberán adoptar las medidas tradicionales de aquellos Estados que sufren economías mucho menos competitivas que sus vecinos. Pero eso merecería un extenso artículo que no es conveniente escribir en plena cuenta atrás. El caso es que esa medida es tan absurda como decir que dentro de dos años la contratación de trabajadores será mucho más costosa, y esperar que con ello se reduzca el paro actual. Increíble.



Repetiremos hasta la saciedad lo que ya advertimos en "Invertir en recesión y Depresión": Es mejor mal vender hoy que vender peor mañana, y que es tiempo de efectivo desde hace ya dos años. Saquemos la cabeza del hoyo y nuestros herederos lo agradecerán. Pero cuidado, el campo sigue minado y no va a ser nada fácil blindar el efectivo en los próximos años.

2 comentarios:

Manager dijo...

Pronto, muy pronto. ¿Octubre 2009?

fcasarra dijo...

Acabo de leer un articulo de Manuel Conthe hablando de la misma medida "absurda" de la que hablais.

Ver: http://blogs.expansion.com/blogs/web/conthe.html?opcion=1&codPost=52748

Su opinion difiere de la vuestra.

Por otro lado totalmente de acuerdo que es mejor vender hoy que mañana; aunque "mañana" hubieran subido los precios, el riesgo que se está asumiendo no justifican las espectativas de rentabilidad.