lunes, 1 de septiembre de 2008

No eres un inversor como tu quieres ser..

Pues eso…que no eres un inversor como tu quieres ser o te gustaría, eres un inversor como quieren que seas los bancos.
Lo siento, es así. La buena noticia es que puedes dejar de ser así desde ya, ahora mismo, solo tienes que dudar, preguntar y preguntarte, poner en tela de juicio lo que te dan masticado, reflexionar.
El gran obstáculo para cambiar es el miedo, lo vemos muchas veces en nuestros clientes al principio, es un miedo a romper la inercia como inversores, a seguir con las cosas conocidas aunque nos hayan ido mal pensando que en el futuro ya irán mejor y la industria financiera te ayuda con todas tus fuerzas para que no cambies, para que no te apartes del camino marcado.
En el blog de Joan Planas he encontrado algo que nos puede muy bien ilustrar todo esto.
El experimento de los monos
Unos investigadores colocaron 5 monos en una habitación cerrada y en ella una escalera con unos plátanos colgados de lo alto, el primer mono que los vio subió la escalera para cogerlos, en ese momento los investigadores activan una ducha fría que los deja helados impidiendo que los cogieran, otro mono intenta subir y vuelven a activar la ducha fría, así sucesivamente hasta que cuando un mono intenta subir el resto le pega para no recibir la ducha fría, al final ningún mono se atreve a subir.
Los investigadores cambian a uno de los monos por uno de nuevo y cierran la ducha, ya no los volverán a duchar, el nuevo mono que ve los plátanos lógicamente sube las escaleras a buscarlos pero los demás lo pegan para que no suba. Cambian un segundo mono que al ver los plátanos también corre a cogerlos pero el resto lo impide pegándole, incluido el nuevo que le pega con entusiasmo, no sabe porque pero también le pega.
Así sucesivamente hasta que cambian a los 5 monos iniciales, y en ese momento si llegara un sexto mono, ninguno de ellos vivió la ducha de agua fría, pero si el sexto mono intentará subir a coger los plátanos ¿que haría el resto?
Le pegarían, y si pudieran hablar y se les preguntara porque hacéis esto ¿que dirían?
-Pues no lo se pero aquí siempre se ha hecho así.


Este video de Pilar Jericó no tiene desperdicio.