viernes, 5 de diciembre de 2008

La Erupción del Papel Comercial.

Parece que en los EE.UU. no ganan para sobresaltos... y en Europa somos tan incoscientes que nos creemos que sus problemas no nos van a afectar, tanto o más. La última lucecita roja de alarma que se ha encendido (de las pocas que quedaban todavía apagadas) es la de la cotización del papel comercial no financiero de menor grado: El llamado A2/P2 CP (Commercial Paper).

El spread o la diferencia que se paga por un A2/P2 respecto al papel comercial no financiero AA, ha sido históricamente mínimo, exceptuando crisis como la de la burbuja tecnológica y otras puntuales donde dicho diferencial llegó a alcanzar casi un punto porcentual. Como podréis observar en el siguiente gráfico, durante largos periodos dicho spread era de apenas unas decenas de pipos. Sin embargo al estallar la crisis de crédito y sobre todo durante el último trimestre del 2007, este diferencial se disparó hasta los 160 pp. Algo nunca visto y que fue considerado en aquel entonces un shock insostenible.

Pues bien, en pleno planning de compra masiva de Treasuries a largo por parte de la FED para crear un techo artificial en las cotizaciones, le crecen los enanos, o sea los spreads del papel comercial A2/P2 respecto a la deuda AA. Pero no es que crezcan sino que se han disparado hasta límites astronómicos jamás vistos, por encima de los 580 pp a un año. Podéis ver dichos spreads en esta página de la FED. Esto además de perjudicar a las propias empresas que venden su papel a cambio de precios carísimos en detrimento de sus balances, también es potencialmente peligroso para los inversores que compran dicho papel. Este peligro, evidentemente, se cotiza en forma de spread brutal y contribuye a la sequedad del sistema. Como siempre solemos comentar, este desequilibrio tenderá al reequilibrio, y Dios quiera que sea en forma de disminución de spread (aunque sea de modo también artificial) y no en aumento por defaults masivos. Lo que nos parece inevitable es que esa tensión en el papel comercial se traslade a Europa, y que veamos aumentar los spreads también por estor lares.

Todo ello no son más que consecuencias sociales del tsunami que comenzamos a intuir en nuestras playas, pero que ha sido causado por el colapso financiero y crediticio que venimos sufriendo desde el verano del 2007.

El papel comercial distressed, no es más que el reflejo del estado financiero mundial a pie de empresa, por lo tanto también a pie de inversor, y consecuentemente a pie de puesto de trabajo y cifra de desempleo. No estamos hablando sólo de EREs sino también de cierres que acarrean un 100% de parados.

Se están tomando muchas medidas incipientes, y el esfuerzo va a ser histórico, pero el problema en el que nos hemos metido es descomunal. Y es que la presión es tan alta que a pesar de que se intenten controlar los fundamentos financieros vitales bajo el asfalto, en muchos lugares saltan por los aires tapas de alcantarilla con una fuerza jamás vista, como el spread de dicho A2/P2 CP. Esperemos que sirvan de algún modo como válvulas de escape, aunque hoy por hoy sólo son síntomas de que estamos sobre un volcán. Y el siguiente gráfico bien podría ser el sismograma de la primera erupción que tuvo lugar en Agosto 2007.

Echando un simple vistazo a este gráfico de la cotización del papel comercial, tradicionalmente ligada a la curva de tipos oficiales, la evidencia es estremecedora. Y el último trimestre de 2008 está siéndolo de forma aún más terrorífica. Sólo los políticos, los perversos o los estúpidos han venido obviando hasta hace poco que el mundo cambió hace ya 16 meses. Diáfano, ¿verdad?.