sábado, 29 de noviembre de 2008

Camareroo!!! Hay un banco en mi sopa!!!

No me mires, no me mires (no me no me)
no me mires no me mires no me mires déjalo ya
que hoy no me he puesto el maquillaje (je je)..



El señor Martínez tenía grabada en la cabeza esa canción, durante ese año su hija la había escuchado una y otra vez en su habitación obligando al resto de la familia a escucharla también a pesar de las continuas regañinas por el excesivo volumen del tocadiscos.
Se estaba acabando el año 1982 y las Navidades estaban ya en todos los escaparates de las tiendas pero el señor Martínez caminaba sin disfrutarlo, estaba ajeno a ello, se hallaba tremendamente preocupado por la situación que se estaba dando ¿Podía ser cierto que los depósitos que tenía en los bancos corrieran peligro? Cuando las instituciones gubernamentales hablaron de un plan de saneamiento es cuando se asustó de verdad. ¿Cómo podía ser que de los más de 100 bancos que operaban en el país en los últimos cinco años la mitad tuvieran problemas de solvencia?
Había estado leyendo que la crisis energética había deteriorado la economía de una forma muy profunda, que el PIB había caído hasta casi cero, que los precios experimentaban una subida espectacular y que se estaba aplicando una política monetaria restrictiva. Todo ello producía un aumento de los tipos de interés de los depósitos presionados por la inflación que dejaban unos márgenes estrechos de liquidez por esa política monetaria restrictiva. La morosidad aumentaba por los malos resultados empresariales que se daban por la caída del consumo y por el aumento de los costes de producción y financieros. También había leído que los bancos habían incurrido en inversiones crediticias de alto riesgo, en financiaciones cruzadas, en revalorizaciones inexistentes de activos, en renovaciones de operaciones fallidas y un largo etc. Que todo ello se intentaba enmascarar contablemente obligando a tirar hacia delante.

Sombra aquí sombra allá,
maquíllate maquíllate..



¿Qué estaba pasando? Decían que no se podían liquidar las entidades con problemas porque eran demasiadas y algunas grandes, ello haría quebrar todo el sector.
Entonces ¿Cuánto valían ahora los bancos? ¿Valían algo?
Cuando dos meses despues, un 23 de Febrero por la noche, escuchó en el telediario que el gobierno expropiaba los 20 bancos del grupo rumasa se dió cuenta que un banco no valía nada...nada.


Entidades que tuvieron que ser intervenidas (generalmente para dejarlas en condiciones de ser adquiridas por otra entidad):
1978
Banco de Navarra
Banco Cantábrico
Banco Meridional
Banco de Valladolid
1979
Banco de Granada
1980
Banco Catalán de Desarrollo
Banca López Quesada
Banco Ind. del Mediterráneo
Banco de Asturias
Banco Promoción de Negocios
1981
Banco de los Pirineos
Banco Occidental y filial Banco Comercial Occidental.
Banco de Descuento
1982
Banca Catalana y filiales Banco Industrial de Cataluña y Banco Industrial del Mediterráneo.
Banco Unión
Banca Más Sardá
Banco de Préstamo y Ahorro
Banco de Alicante
Banco de Gerona
Banco de Levante
1983
Banco de Crédito e Inversiones
Caja de Ahorros MP de Cáceres
Caja de Ahorros MP de Cádiz
1984
Banca Simeón
1985
Banco Urquijo Unión
Banco de Finanzas
Caja Central de Ávila
Caja de Ahorros Préstamos de Palencia
1986
Caja de Ahorros de Plasencia
1987
Caja Provincial de Huelva
1989
Caja de Ahorros Provincial de Valladolid
Caja de Ahorros Popular de Valladolid
1990
Caja de Ahorros Provincial de Granada
Caja España de Inversiones
Caja de Ahorros MP de Ceuta
1991
Banco Europeo de Finanzas
Bank of Credit and Commerce
Unicaja
Caja de Ahorros Provincial Alicante y Valencia
1992
Banco Ibercorp
1994
Banco Español de Crédito
Caja Ahorros de Jerez
1996
Banco Credipás
2003

Eurobank del Mediterráneo

En aquellos tiempos, aunque muchos lo hayan olvidado los bancos tenían problemas al igual que ahora, problemas que comprometían su continuidad, pero existe una gran diferencia con la situación actual, los problemas no estaban globalizados como ahora, ni amplificados por burbujas crediticias e inmobiliarias. Hoy nuestro patrimonio se enfrenta a un problema sistémico y no solo bancario.

¿Cuanto vale ahora un banco?

Reunión de pastores.......oveja muerta.