viernes, 8 de febrero de 2008

La poción mágica del éxito financiero: ¿Es mejorable la fórmula de Brian Tracy?

Dentro de nuestra actividad de atender las consultas de este blog, muy a menudo recibimos peticiones en las que los lectores piden nuestro consejo para elegir de manera correcta su camino hacía la independencia financiera.

Normalmente las consultas de ese tipo provienen de personas que no disponen de un gran capital inicial y muchas veces tampoco cuentan con un nivel de ahorro sustantivo. Ya no se trata de aplicar los protocolos de gestión de grandes patrimonios para capitales medianos y pequeños; lo que nos piden estos lectores es información sobre los mejores cursos y libros en las materias de las finanzas e inversiones, recomendaciones de los mejores autores, mentores y teorías en estas materias o datos sobre los mejores sitios donde acudir para obtener acceso a esa información. Resumiendo: les gustaría que les diesemos indicaciones para ayudarles a conseguir el éxito financiero.

Tenemos que ser realistas: desgraciadamente (para algunos) nuestro know-how como multi-family office no pasa por enseñar como hacerse rico. Presumimos más bien de poder instruir a nuestros clientes para que puedan seguir siendo ricos, hacerse más ricos y encontrar la Felicidad en la Riqueza.

Aun así, creo que vale la pena intentar aportar nuestro grano de arena para ayudar a estos pequeños inversores (para patrimonios medios es mejor releer nuestro "Manual para la independencia financiera para un patrimonio medio", publicado en junio del año pasado). Creo que se lo merecen simplemente por tener claro su objetivo de conseguir la independencia financiera y por estár dispuestos (por lo que parece) a realizar el esfuerzo necesario para lograrlo, contando, a ser posible, con el asesoramiento de otros en su camino.

Leyendo muchas de esas consultas, me vienen a la memoria algunas de las newsletters de Brian Tracy, una especie de gurú de desarrollo personal estadounidense cuyo trabajo yo personalmente respeto mucho. En varios artículos sobre las finanzas personales Brian Tracy habla de las pautas de comportamiento necesarias o incluso imprescindibles, según él, para conseguir la independencia financiera. Dejémos aparte el escepticismo con el que probablemente la mayoría de nuestro público recibirá consejos de un "vendedor de pildoras de felicidad", e intentemos analizar algunos de estos conceptos, ya que seguramente serán muy útiles para estos lectores que he mencionado.

Resumiendo brevemente la teoría de Brian Tracy sobre el éxito financiero, la consecución o no del mismo es, entre otras cosas, cuestión de psicología personal. Según él, tener la actitud adecuada, unos determinados rasgos de carácter junto con determinadas pautas de comportamiento facilitan y mucho las cosas. Los componentes más importantes son cuatro y, como era de esperar, conociendo las reglas de marketing emocional, todos empiezan con la misma letra, la "D".

"La mayoría de la gente no consigue la independencia financiera porque nunca han decidido conseguirla" - esta sería la frase más llamativa con la que empiezan muchas de estas newsletters y cuyo mensaje comparto totalmente. Es muy difícil que logremos algo si realmente no lo deseamos, y más difícil aun tratándose de las finanzas. "Lo que uno no quiere, dos no pueden", decía el famoso dicho.

Aunque no sea el caso de los lectores de Rankia, a mi parecer la mayoría de las personas nunca hacen el primer paso que consiste simplemente en atreverse a soñar en alto. No sabría decir si es culpa de la educación que recibimos desde pequeños, o es porque en la sociedad actual destacar entre los demás (incluyendo el aspecto financiero) parece estar mal visto. O a lo mejor sea la ley de la gravedad aplicada sobre la comodidad del sofa la que nos pone las cosas tan difíciles... De lo que sí estoy bastante seguro es que buscar en nuestro alrededor o en el pasado las razones por las que nunca vamos a poder ser ricos seguramente no nos llevará a ningún lado, aparte de ser una pérdida de tiempo y de energia bastante inútil.

Recordemos que la mayoría de las personas hoy exitosas financieramente empezaron con poco, nada o menos que nada. Desde nuestro multi-family office os podríamos contar muchas historias apasionantes.

Poniéndonos aun más "desagradables", podríamos recordar también que conseguir la independencia financiera o por lo menos la tranquilidad financiera es una responsabilidad de cualquier adulto. Y nadie puede hacerlo por nosotros.

¿Cuál es, entonces, la razón por la que la mayoría de las personas que sí desean el éxito no lo consiguen? Para Brian Tracy no es otra que no tomar la decisión de hacerlo, que representa el segundo elemento indispensable. Querer ser millonario o jugador profesional de fútbol o campeón mundial de body-building es un deseo muy bonito. Sin embargo, como escribe Mr Tracy "soñar, rezar o esperar que algún día eso ocurra y tomar una decisión irrevocable de conseguir aquello que uno desea cueste lo que cueste son dos cosas completamente distintas".

¿Cuántos de nosotros seguimos esperando las condiciones "óptimas" para poder empezar? Seguimos postponiendo el entrar en acción hasta que un día nos damos cuenta de que probablemente ya es demasiado tarde. Hay una frase maravillosa de Karen Lamb que vale la pena ser recordada constantemente: "Dentro de un año probablemente estarás deseando haber empezado hoy".

Además, no desestimemos el poder que tiene contar con el Tiempo y el Interés Compuesto como socios. Son dos herramientas demasiado potentes como para no empezar a sacarles partido cuanto antes.

El tercer ingrediente del éxito financiero para Brian Tracy es la determinación. Nuestro amigo americano nos advierte de que es muy probable que el viaje hacía la independencia financiera no sea precisamente un camino de rosas. Estar dispuesto a continuar la búsqueda a pesar de cualquier obstáculo que nos crucemos y tener el valor suficiente para levantarse una y otra vez tras recibir duros golpes de la vida nos ayudará a llegar hasta el final. Cualquier historia de éxito está repleta de ejemplos estupendos.

Finalmente, la disciplina es el cuarto elemento imprescindible si queremos aumentar nuestras posibilidades de éxito. Para Brian Tracy la disciplina consiste sobre todo en el aprendizaje regular y constante de todo aquello que necesitamos saber para poder tener éxito en nuestro entorno profesional y personal. Podríamos añadir también otros componentes como ser humilde a la hora de evaluar nuestros conocimientos y analizar constantemente lo que nos sucede, incluyendo nuestras inversiones, negocios, relaciones y vida en general. Invito a los que quieren ampliar el tema a releer este magnífico artículo de Rebuzner (1, 2, 3), un estupendo discurso sobre disciplina aplicada a la bolsa y finanzas en general.

Por lo tanto deseo, decisión, determinación y disciplina. Según el Chef Tracy, estos cuatro son los ingredientes de la poción mágica que nos ayudará a conseguir la independencia financiera y dejar de preocuparnos por el dinero.

¿Pero serían suficientes estos cuatro componentes para garantizarnos el éxito? ¿Existe realmente una fórmula mágica, o deberíamos más bien hablar de ciertas sustancias que tan sólo podrían reforzar nuestras posibilidades de obtener un buen resultado?



Quizás, para empezar no estaría mal recordar la existencia de una sustancia sin la cual cualquier intento de conseguir la poción mágica podría resultar inútil. Aunque muchas veces los que llegan a la cumbre atribuyen su triunfo solamente a sus extraordinarias cualidades como inversor o empresario o a la estrategia utilizada para conseguirlo, menospreciar el factor de la suerte sería, cuanto menos, ingenuo. Esto, lógicamente, no signifíca que uno no pueda crear las circustancias adecuadas para atraer esa suerte. Las estadísticas, sin embargo, son demoledoras: se necesita que el 99% fracase para que un 1% llegue a su meta. Tener la humildad de no olvidar a aquellos que se han quedado por el camino y recordar el papel que la suerte haya podido tener en nuestro éxito es para mí un signo de sabiduría.

Aun así, ¿como podemos mejorar esta fórmula del éxito de Brian Tracy? ¿Qué otros ingredientes se podrían añadir para aumentar nuestras posibilidades de conseguir un resultado extraordinario?

En primer lugar acudiríamos a una cosa muy obvia pero no menos importante como aumentar la capacidad de crear riqueza y, por consecuencia (esperemos), nuestra capacidad de ahorro. Es allí donde tenemos que demostrar lo buenos que somos como profesionales, empresarios, inversores o perseguidores de la suerte. ¿Cómo hacerlo? Nuestro amigo Brian tiene muchas ideas al respecto.

Un segundo consejo sería invertir el capital ahorrado a largo plazo. La manera de hacerlo dependerá del perfil de cada uno, pero es importante tener en cuenta que demasiado a menudo un crecimiento lento pero seguro es mucho más eficaz que intentar enriquecerse rápidamente.

Otro punto esencial es la elaboración de un Plan Global de la Riqueza (PGR) que incluya elementos de renta fija a partir de un cierto volumen, lo que nos permitirá blindar nuestro crecimiento y recoger frutos a medio y largo plazo. Si se realiza una buena planificación y se tiene el rigor necesario para llevarla a cabo, los resultados patrimoniales son espectaculares con el paso de los años.

Crecer en entornos de baja y nula fiscalidad desde el principio nos ayudaría a avanzar aún más rápido, cambiando sustancialmente los números a largo plazo.

Finalmente, saber reconocer nuestras carencias, aprender a delegar y contar con mentores y consejeros independientes en nuestro círculo de amigos, huyendo de los "gurus" mediáticos y dudosos profesionales que "velan por nuestros intereses" también podría ayudar bastante.

Mejorando nuestra fórmula con todos estos ingredientes adicionales conseguiremos que incluso si no llegamos a la independencia financiera a corto y medio plazo, o si el cazo entero de la poción mágica de la riqueza se nos vuelca en su camino a la mesa, nos quedaremos con mucho más de lo que jamás habríamos imaginado.

Además, queda otro aspecto quizás múcho más importante que todo aquello mencionado hasta ahora. Diría incluso el más importante, porque (al menos para mí) representa la esencia de la vida. Curiosamente también empieza con una "D": se trata de disfrutar.

Intentar aplicar todos estos conceptos y disfrutar por el camino: Éste es el desafio que convierte la búsqueda de la independencia financiera y de la Felicidad en un viaje tan emocionante.

Have a great journey!

I love this game!