miércoles, 6 de febrero de 2008

La deslocalización de las fortunas (I).

Es buena! tanto la cerveza como la analogía....


Desde hace algún tiempo circula por la web una historia de impuestos y de cerveza que populariza muy acertadamente el principio de imposición entre ricos y pobres.

Después de leer el texto se comprenden mejor las deslocalizaciones de los ricos hacia paraísos fiscales y deberían disminuir los prejuicios sobre los ricos que intentan no pagar impuestos.

Para todos aquellos que alguna vez han tildado nuestros posts como apologías a la evasión de impuestos y aunque esta historia parece ser anónima no debemos olvidar a su divulgador en la red, David R. Kamerschen profesor de economía en la Universidad de Georgia (USA) quién hasta la fecha no ha tenido nada que ver con nosotros.

Para aquellos que no han tenido la ocasión de leerla, he aquí el relato :

“Los impuestos parecen explicarse por una lógica simple. Pero aún mucha gente sigue sin captarlo. Vamos a intentar explicarlo de un modo que todo el mundo pueda entenderlo.

Supongamos que todos los días 10 amigos se reúnen en un bar para tomarse una cerveza cada uno y que la factura asciende a 100$ (10 $ cada uno). Si pagaran la factura del mismo modo como se pagan los impuestos, quedaría mas o menos así :

* Los 4 primeros (los mas pobres), no pagarían nada.
* El quinto pagaría 1 $
* El sexto pagaría 3 $
* El séptimo pagaría 7 $
* El octavo pagaría 12 $
* El noveno pagaría 18 $
* El último (el mas rico!) debería pagar 59 $.

Decidieron proceder tal y como se ha descrito anteriormente.

Los diez hombres se reunían cada día en el bar y bebían cada cual su cerveza y parecían bastante satisfechos con su arreglo. Hasta que un día el dueño del lugar les planteó un dilema :

“como sois buenos clientes dijo, he decidico haceros un descuento en vuestra factura de 20 $.
A partir de hoy solo pagareis 80 $ por las 10 cervezas”.

El grupo decidió pagar la nueva cantidad de la misma manera que hubieran pagado sus impuestos.Los cuatro primeros continuaban tomando su cervez gratis. Pero como iban los seis restantes (Los que pagaban) a dividir los 20 $ de descuento de una forma justa?

Se dieron cuenta que si los dividían por 6 resultaban a 3,33$ cada uno y que si restaban esta cantidad de lo que pagaba cada uno el quinto y el sexto hombre cobraban por tomarse su cerveza.
El dueño del lugar les sugirió que sería mas justo aplicar un porcentaje en el que los mas “pobres” fueran los mas beneficiados y reducir la factura de la siguiente manera :


* El 5° hombre, como los cuatro primeros ya no pagó mas. (100% de descuento)
* El 6° pagó 2 $ en lugar de 3 $ (33% de descuento)
* El 7° pagó 5 $ en lugar de 7 $ (28% de descuento)
* El 8° pagó 9 $ en lugar de 12 $ (25% de descuento)
* El 9° pagó 14 $ en lugar de 18 $ (22% de descuento)
* El 10° pagó 49 $ en lugar de 59 $ (16% de descuento)

Cada uno de los seis amigos que pagaban, pagaron menos después del descuento incluso uno de ellos se sumo a los cuatro que ya consumían sin pagar, pero una vez fuera del bar , cada uno comparo su descuento (la felicidad dura poco y no se vende en botella):

“De los 20$ de descuento a mi sólo se me aplica 1$” dijo el 6º y señalando al 10ª dijo “ A él le han rebajado 10 $”
“Es verdad “dijo el 5º “a mi también sólo me ha correspondido 1$ de descuento”
“Es cierto” dijo el 7º “porqué a él le descuentan 10$ cuando a mi solo me descuentan 2$?
Al mas rico es al que se la hace el mayor descuento!”

“Esperad un momento” dijeron los 4 primeros al unísono “Nosotros cuatro no hemos visto ni un solo $ de los 20 que nos han rebajado.
¡¡El sistema explota a los pobres!!!

Los 9 hombres rodearon al 10º, lo insultaron y abuchearon.

Al día siguiente, el 10º hombre (el mas rico) que se había enfadado con sus amigos, no vino.
Los 9 restantes se sentaron y tomaron su cerveza sin él, contentos, puesto que no necesitaban a un tipo que les explotaba con la ayuda del sistema. Pero cuando llegó el momento de pagar su factura, descubrieron algo muy importante: reuniendo lo que pagaban cada día sólo podían pagar la mitad de la factura, no tenían bastante dinero entre todos para pagar las cervezas que se habían tomado.

Quizás no sea tan raro que el 10º amigo se busque otros bares dónde tomar su cerveza.

Existen muchos otros bares en los que tomar su cerveza sin tener que pagar las que se toman tus conocidos.

Y este amigos y amigas es el reflejo de nuestro sistema impositivo. “

España y Francia son los dos únicos países de la Comunidad Europea dónde aún persiste el impuesto sobre patrimonios o sobre la fortuna. Cada día dos ricos de estos países se deslocaliza hacia algún paraíso fiscal, obteniendo una inportante reducción en sus cargas impositivas, y renunciando al arraigo y a los amigos.
Parece que tira mas el ahorro fiscal que la vida social, pero bueno este, tema lo dejamos para un futuro post.


5 comentarios:

CERESA dijo...

Muy bueno. ¿Porque no pones una editorial? GFO
Bromas aparte, es la cruda realidad, siempre subvencionando vagos e irresponsables. Yo por mi parte estoy interesado en la segunda parte de este post, el que se referirá a a la vida social. De momento no las tengo todas conmigo en lo referente al tema. ¿Como se soluciona con la familia?

Anónimo dijo...

El problema es que se parte de la falacia de que el rico lo es por méritos propios e independientemente del resto de la sociedad. Solo hay que mirar el panorama de la riqueza patria, que salvo excepciones sin significación estadística, es dinero de producto de nepotismo en el mejor de los casos o directamente del robo y el expolio.

Por cierto, el rico sigue entrando en el mismo bar. Se toma su cerveza y medio la paga. No invita a nadie. Y se queda con las propinas.

Creo que en buena lid, si se quiere ser rico y miserable, al menos habría que ser honesto con uno mismo.

Traslapersiana dijo...

Anónimo, lo tuyo sí que es una falacia. Parece que vinculas la riqueza del rico con nepotismo, robos y expolios. Igual que con el canon, parece que el hecho de pagar impuestos justifica lo anterior. ¡Qué malo es el rico, que pague impuestos para expiar su culpa!
Si el rico es malo, lo que procede es que pague por sus faltas o delitos. La fiscalidad debe ser otra cosa. Y si el rico se toma su cerveza en el bar sin invitar, está en su derecho. Si la "medio paga", que no sé por qué iba a hacerlo, pronto dejarán de servirle. Y las propinas se las queda porque son suyas, nadie le obliga a darlas.
GFO: la historia me gusta bastante, aunque hay que salvar el bache de que, quien no quiera pagar cervezas, se puede quedar en su casa. Vamos, que para considerarlo "beneficio social" subvencionable, hace falta un ejercicio de imaginación.

El anónimo de arriba dijo...

Vamos a ver si nos aclaramos Traslapersiana. La sociedad en su conjunto establece una reglas de juego. En la nuestra, se permite que TÚ te lleves un trozo grande del pastel por tener una serie de cualidades arbitrarias a condición de que contribuyas en mayor medida a desarrollo del conjunto de la sociedad. Y digo cualidades arbitrarias, porque lo son. Es decir, que un especulador bursátil, un constructor, un futbolista o un heredero que ha dado el braguetazo con la recalificación de unos terrenos, tengan unos beneficios anuales 1.000 o 1.000.000 veces mayor que un investigador especializado en oncología, es el colmo de la arbitrariedad así apliques el baremo más creativo que se te ocurra. Hablo de un investigador como se puede hablar de mil oficios más, tan útiles como mal pagados. Así que nada de que el rico es un pobre perseguido por pura envidia. Ni se le persigue por su supuesta maldad.

En cuanto a medio a que "medio paga", nada más que tenemos que ver de lo que va esta entrada y la cantidad de economía creativa que surge en cuanto se tienen dos perras para pagar a un asesor. Y es cierto deberíamos de dejar de servirle por no haber cumplido su parte del trato.

Por cierto, vuestro gran gurú, Warren Buffet, no es ese que no quiere que desaparezca el impuesto sobre las herencias y quiere pagar más impuestos. Quizás este equivocado y sea otro el que lo dijo.

Por lo tanto, si se quiere ser rico y miserable, al menos una pizca de honestidad, que ser rico, miserable e hipócrita está feo.

el anónimo de abajo dijo...

Que un constructor, un especulador bursatil, un empresario o cualquier otro que tenga dinero o éxito gane o gaste más de lo que se gasta "el pobre investigador" quizás sea porque unos comprendieron las reglas del juego, salieron de la zona de confort, arriesgaron y ahora recogen frutos de su trabajo.

Quejarse de lo mal que te trata la vida es precisamente la psicología de los pobres. Creo que a eso se refería Global Counsellor cuando decía aquello de "buscar razones a su alrededor por las que nunca podrás ser rico".

Con lo cual dejemonos de demagogias y hablemos claro: siempre habrá unos cuantos pobres que se pasarán la vida culpando a los malos ricos por su miserable vida. Habrá otros, unos cuantos, que no perderán tiempo en eso e intentarán averiguar cómo esos ricos se hicieron ricos e intentarán hacerlo por su cuenta. Y muchos lo conseguirán.

No todos los ricos son tan malvados como los que salen por la tele. Es más, muchos ricos son bastante diferentes de como les pinta la mayoría de los pobres.

En cuanto a los impuestos, la cantidad de impuestos que paga un rico, o las empresas de un rico siempre será 10, 100 o 1000 veces más grande de la cantidad con la que "contribuirá" a la sociedad un pobre que se pasa la vida quejándose de la injusticias sociales y tributarias.

Así que cuanto más ricos, mejor. Y seguro que si el sistema tributario fuese bastante más razonable de lo que es hoy en día en España, no habría tantas historias con la evasión de impuestos. Y si cambiara el sistema donde todos pagamos de nuestro bolsillo sueldos a unos funcionarios inútiles a los que no podemos sustituir como sería lógico en el mundo de la empresa, o el control sobre los presupuestos públicos en todos los niveles fuese más transparente, no haría falta pagar tantos impuestos, ni buscar maneras de contribuir a la sociedad de otra forma y por otros canales.

Un ex-pobre camino a ser rico.