martes, 22 de enero de 2008

¿Crack o Tormenta Perfecta? Víctimas o responsables de nuestra situación patrimonial.

A pesar de publicar este artículo con fecha de martes 22 de Enero 2008, les garantizo que lo escribimos durante el fin de semana. De hecho ha estado guardado en "la nevera", es decir en "borradores" desde hace tres días y supongo que los administradores de Rankia pueden dar fe de ello. Después de lo sucedido en este lunes negro (quizás gris, según como sea el martes, miércoles...) nos hemos planteado actualizarlo. Pero creemos que es mucho más revelador publicarlo tal y como estuvo redactado, con sus fotos originales incluidas. Exactamente como ha estado guardado durante tres dias en la "nevera" de borradores. Aquí tenéis, pues, sin modificación alguna el post que estaba previsto publicar el martes 22 de Enero del 2008:

Desde mi punto de vista no estamos viviendo un crack en estricto senso, sino más bien una gran crisis generalizada que sólo sorprende a los desinformados. Una crisis que hace muchos meses que existe pero que se hace visible para la mayoría sólo cuando sus inversiones en bolsa caen, o bien cuando los noticiarios recogen y amplificantelevisivamente los abultados descensos de los principales índices de la RV mundial. Las ventas acentuadas de acciones en todo el mundo, no son más que un reflejo de la situación macroeconómica de crisis que se ha ido gestando inequívocamente hace tiempo. Una de sus múltiples consecuencias encadenadas.

En un escenario de profunda desconfianza, la evolución ha sido bastante previsible. Es cierto que el pistoletazo de salida fue tan imprevisto como desconocido: Muy pocos (por no decir nadie) previeron hace un par de años que la deuda colateral convertida a martillazos enAAA explotaría en las caras de todos los inversores del planeta debido a la titulización suicida. Esto sí que fue un verdadero black swan. Pero a partir de ese detonante inicial, el reguero de pólvora ha seguido un camino que sólo debería sorprender a los residentes deDisneylandia. Por ello la situación económica actual se parece mucho más a una Tormenta Perfecta que a un Crack, ya que este evento por definición es un acontecimiento súbito que no permite reacción alguna, mientras que la tormenta perfecta se gesta.

Para analizar esta gestación, me parece interesante releer artículos (nuestros y de terceros) con la perspectiva de 8 o 9 meses de turbulencias y espasmos financieros globales. No pretendemos con ello poseer el don de la adivinación en absoluto. No existen las bolas de cristal, pero sí una cierta experiencia y sentido común que a veces (y sólo a veces) sirve para tomar medidas encaminadas en la buena dirección de cara a futuros acontecimientos. La mayoría de textos soportanpésimamente su relectura con el paso del tiempo (haced la prueba con vuestros más admirados autores financieros), y por supuesto nuestros posts no son una excepción. Pero cuando algunos de nuestros análisis superan esta relectura en un escenario tan sincopado, nos sentimos cuando menos orgullosos. Estos son algunos ejemplos interesantes por orden cronológico: Quizás no abundaban alternativas óptimas hace 8 meses para reaccionar de la mejor manera ante el panorama que se cernía sobre nuestros patrimonios. Pero nadie debería darse por sorprendido ni eximirse por ello de toda responsabilidad sobre sus pérdidas. Hubo, hay y habrá margen de maniobra no sólo para minimizar los daños, sino también para aprovechar las oportunidades que ofrecen las tormentas, aunque éstas sean perfectas.

Estamos en un entorno en que vemos a diario gran cantidad de cuchillos cayendo, y no me refiero exclusivamente a las cotizaciones de las acciones. Pero no sólo debemos escudriñar para saber cuáles son de oro y apretar los dientes para intentar cogerlos, sino que el aguacero de cuchillos es tal y será tan prolongado que también debemos estar atentos con los que nos pueden caer directamente sobre nuestras cabezas, mientras buscamos reflejos dorados con nuestra liquidez en la mano.

A continuación os enseño un gráfico que nos habla del ciclo sentimental del inversor medio. Atención a los adjetivos empleados y las reflexiones habituales en cada estado del ciclo: Como la vida misma.

Si bien la magnitud de la tragedia parece a ojos de muchos incluso mayor de lo previsto, conocido o reconocido, siempre hemos defendido que el buen inversor debe ver la oportunidad en los entornos críticos y los escenarios cambiantes. Sin duda lasrelecturas pasadas son un buen ejercicio de autocrítica especialmente en estos periodos. ¿Porqué en el mismo escenario en que la mayoría pierden, algunos ganan? Si culpamos a un black swan o al azar nunca aprenderemos para mejorar, y nuestras pérdidas no se convertirán jamás en inversiones.

Como hemos dicho ya en otras ocasiones el aparente caos no es más que un nuevo orden que todavía no conocemos, para el cual ya no sirven timings y ciclos conocidos. Ni siquiera sería de gran utilidad aplicar lo sucedido en otros momentos históricamente críticos del sistema financiero global. Por ello debemos ser incluso más humildes y cautos en nuestras predicciones y análisis. En dos palabras: Estrategia y Humildad. Y por supuesto mucha cafeína para mantener los ojos como platos para reconocer las oportunidades y evitar cuchilladas.

Al margen de nuestros mejores deseos, la Felicidad y Prosperidad en este 2008 sigue estando en vuestras manos. I love this game!