martes, 3 de febrero de 2009

Do Not "Disturbios".

Mucha gente cree que es una exageración macabra hablar de que en España, como en otros países de Europa, puedan verse disturbios callejeros más o menos generalizados en los próximos años o incluso meses. Algunos ni siquiera soportan oir hablar de ello a pesar de que no lo consideren exagerado. Simplemente prefieren seguir mirando, aunque sea ya desde muy lejos, hacia el añorado Disneylandia en el que vivíamos hasta hace un año o dos. Algunos apenas empiezan a sufir en sus carnes (economías domésticas) los efectos de la depresión en sus múltiples formas: Paro, depreciación inmobiliaria, pérdidas en las inversiones financieras, pérdidas empresariales, morosidad, descenso drástico de los ingresos familiares, etc.

En Economía muy pocas veces el futuro es tan predecible como hoy, y menos cuando tratamos de adivinar lo que sucederá a nivel global. Esta vez es muy fácil. El paro va a seguir aumentando en el 2009 y más allá. Las familias van a disponer de menos ingresos y recursos. Se va a trabajar más horas a cambio de menos, y eso con suerte. La virtual clase media volverá al mismo orígen de donde surgió: La clase media-baja o trabajadora. Con sus duras dificultades y sus escasas perspectivas de progreso. Como antaño.

El otro día hablaba con un empresario acerca de este futuro social negro, y me decía: "En España no vamos a escarmentar, la clase media aguantará el chaparrón y seguirá con sus insanos hábitos de producir poco y endeudarse mucho." Pero va a ser que no. Esa inercia sembrada en el Estado del Bienestar virtual se va a corregir a golpes. Ni la crisis social va a durar uno o dos años, ni vamos a poder subsistir sin cambiar radicalmente nuestra idiosincrasia a base de muchas, muchísimas bajas. Y cuando decimos bajas nos referimos a empresas que desaparecen del mapa, a patrimonios que se extinguen y a economías domésticas modestas que quedan literalmente en la calle. ¿Y qué va a pasar con estos millones de personas que quedan sin ningún recurso? No es difícil adivinarlo si no escondemos la cabeza debajo del ala. La Ex-clase media y media-baja a quien se le va a extinguir el subsidio de desempleo sin posibilidad de conseguir ningún otro ingreso, no va a tener más remedio que delinquir, emigrar (a dónde?) y al mismo tiempo protestar y evidenciar su malestar. Al principio en forma de manifestaciones y huelgas de todo tipo más o menos organizadas, pero al cabo de unos meses, esa situación de emergencia social de millones de personas va a derivar en disturbios callejeros e inseguridad ciudadana. La razón nos dice que no puede ser de otro modo el futuro inmediato que tenemos ante nosotros, a pesar de que tengamos querencia a mirar hacia otro lado.

El escenario va a ser un infierno inimaginable para la generación de jóvenes que todo compraban y tenían, gracias al crédito y a los ahorros de sus antepasados. Pero esa será su visión subjetiva y en realidad vamos hacia un escenario que en países centro y suramericanos conocen bien, o sea ni infierno propiamente dicho ni inimaginable. Una sociedad la de América del Sur que ha vivido desde hace muchas décadas sin apenas clase media, con una minoritaria clase bienestante y una mayoritaria clase pobre que lo pasa mal y se busca la vida (que no los lujos) de la mejor manera que sabe. Y ya no hablemos de la sociedad africana, que ni siquiera alcanza el estatus de sociedad. En oriente también podemos encontrar ejemplos de sociedades con dificultades que están lejos del estado del bienestar occidental que conocemos. Pero quizá es más fácil extrapolar nuestro futuro inminente mirándonos en el espejo latinoamericano.

En general en estos países del sur de América la seguridad ciudadana deja mucho que desear. Y no puede ser de otro modo en países donde una mayoría vive en precario. Podemos mejorar y suavizar la imagen que tengamos de esos países a nuestro antojo antes de compararla con lo que preveemos que va a suceder en España. Podemos pensar que nuestra precariedad se va a quedar a medio camino de la situación actual de cualquier país suramericano, que la recuperación llegará incluso antes de que lleguemos a ese medio camino. Pero la dirección que hemos tomado es esa y no otra.

Supongo que algunos comentaréis que es exagerado hablar de disturbios en España, pero los conatos iniciados por Grecia o Francia vamos a verlos en nuestras calles sin duda alguna. Es sólo cuestión de tiempo. Actualmente ya hay en España más de 1.000.000 de familias en las que todos sus componentes están en paro, con subsidio o sin él. Y sólo vemos la punta de un iceberg creciente todavía alimentado por subsidios públicos. Una macabra cuenta atrás para despertar de un sueño en el que muchos ya nacieron. Eso hace que desconozcan cualquier otro modo de vida, y que el shock vaya a ser mucho más traumático. Esas generaciones intentarán revolucionar el mundo inútilmente (disturbios) en busca de un sueño irrepetible, sin ninguna otra referencia de lo que fue el mundo del s. XX antes de que estos jóvenes nacieran. Esta generación empezará pronto a preguntarse: ¿Hay vida más allá del crédito? Y la respuesta es Sí, pero mucho peor queridos amigos. Bienvenidos al mundo real, se acabaron las píldoras azules.

El shock que causa esta depresión en los jóvenes de la generación del crédito no mejora las posibilidades ni el timing para la recuperación global, sino al contrario. Y los efectos de este escenario en los patrimonios medios y mayores se evidencian día tras día si realizamos honestamente y con rigor el cálculo de la evolución patrimonial en el escenario pasado, actual y futuro.

5 comentarios:

Apymereco dijo...

No es aterrizaje suave.
No es desaceleración.
No es crecimiento negativo.
No es crisis.
No es estanflación.

Ni siquiera es una depresión.

Es la regresión!

Ahora que el “conceto” lo registre un premio nobel de economía.
Y los demás en casa del abuelo (el único que la tiene pagada, y no se la pueden embargar) sin calefacción.

De acuerdo en todo lo que díces.
He contemplado estupefacto todos estos años cómo se endeudaba la gente.

Anónimo dijo...

Habran disturbios seguramente , el paro llegara a un 20 % constante hasta el 2018 . habra desobediencia civil legal o ilegal seguramente .
Esto no solo lo veo yo, sino que me lo predijo un Catedratico de estructura economica de una importante entidad Jesuitica.
Dos anotaciones: 1.el unico presupuesto que a aumentado en la Generalitat es el de Mossos , seguridad ciudadana. 2. es posible que el año que viene se autorice o legalize la marihuana , al igual que en la ley seca , para que la gente vaya un poco más distraida.
Este febrero acaban los subsidios de desempleo de la gente del sector inmobiliario que se quedo´ sin trabajo a finales del 2007 . pero durante el resto del año y siguientes se quedaran sin desempleo los que se quedaron en el paro en el 2008 y más hacia aqui.
Tal como predijo el Sr Jordi Pujol hace años, entraremos en un estado probablemente militarizado. De hecho todas las informaciones del Nuevo orden Mundial apuntan a ello.perdida de libertades,...economia precaria ( ya vimos cuanto duraban los alimentos en una huelga de transportes ) , tambien hemos visto lo facil que ha sido montar estafas a alto nivel, y esto al igual que los atentados , se pueden repetir...tambien pueden haber apaganos de luz...y quedarnos sin telefonos, ni interenet ni acciones en la bolsa...al tiempo.
Joan Daunis

Claudio dijo...

No sé a qué tipo de américa del sur se refiere el autor de este artículo. Yo vivo en Chile, un país tranquilo, con bajos índices de delicuencia, con policias no corruptas, con tasa de crecimiento promedio de 5% desde 1990 a la fecha, sin deuda externa, con un 70% del gasto público en programas sociales, con una posición fiscal y sistema financiero robusto para enfrentar la actual crisis, un país ubicado sistemáticamente en buenas posiciones en el ranking de competitividad elaborado por el World Economic Forum (por sobre España los últimos años).

De esta manera, me cuesta entender a qué américa latina se refiere el autor. Nunca es bueno extrapolar en base a apreciaciones muy generales.

Gurús Mundi dijo...

Apymereco, todos hemos contemplado el endeudamiento, pero muchos han progresado también gracias a esa inconsciencia. Gracias por tu comentario.

Joan Daunis, lamentablemente no te puedo tachar de agorero. Espero que nos equivoquemos tú y yo. No obstante es la primera vez que oigo la posibilidad de lagalizar la marihuana contra la crisis. Curioso.

Claudio, tienes razón en cuanto a Chile. No es bueno generalizar, ya que existen excepciones que confirman la regla, como Chile, Uruguay, Costa Rica, etc. En el artículo me refiero obviamente a los niveles de inseguridad, desigualdad y/o pobreza de la mayoría de países latinoemericanos, salvo ejemplares excepciones como tu país. Mil disculpas.

Salud y €.

kerno dijo...

muy buena entrada y felicidades por el blog en general, lo he puesto en mis favoritos y voy a seguirlo a ver qué tal.