sábado, 19 de mayo de 2007

"A olivo mas uno". ¿Qué falla en nuestro sistema financiero?

Como parte de nuestro habitual trabajo, negociamos la semana pasada la posible compra de un terreno a urbanizar (digamos entre Sevilla y Albacete...) muy considerable: 58 millones de €. La negociación se centraba en los intereses a pagar por el 50% del pago aplazado a 3 años. Hasta aquí todo normal y los contactos previos se realizaban con el intermediario de turno, viejo conocido nuestro y profesional experto que si te descuidas te vende el Palacio de Versalles como chateau de veraneo, con un descuento por pronto pago. Pero exigimos tratar directamente con el único propietario al que todavía no conocíamos: Hombre de mediana edad y aspecto rústico y prudente. Pero cuando empezamos a entrar en materia nos dijo muy seriamente que los 29 millones de € aplazados debían pagarse con "el mismo interés que el banco, a olivo mas uno". Debo reconocer que aunque he toreado en muchas plazas (yo diría que en casi todas), me costó unos cuantos segundos reaccionar. No se trataba de una ironía ni una broma, ni siquiera una metáfora. Me resistía a creer que alguien que confunde el Euro interbank offered rate con el rendimiento aceitero mas una unidad de algo que ni siquiera quiero imaginarme, vaya a convertirse cualquier día de estos en el propietario de 58 millones de €: 29 de ellos al contado y el resto a 3 años con sus correspondientes e interesantísimos olivos mas uno. Cómico a la vez que alarmante, aunque muchos de nosotros le envidiemos desde nuestra modesta formación.
¿Qué será de este hombre y su familia dentro de unos años? Según nuestras experiencias como asesores patrimoniales no creo que vayan a ser más felices que hasta hoy. Serán manipulados, robados, estafados, adulados, y dilapidados en el más vasto sentido de la palabra. Serán pasto de todos los que les rodeen, formen parte de la familia o no. Odios cruzados que con su escasa formación posiblemente acaben trágicamente. Lo mejor que les podía haber sucedido era vender tierras cuyo valor no superase un par de millones de euros. Así habrían saboreado las mieles de la abundancia pero en pocos años todo habría vuelto a la "normalidad", a lo sumo algún inmueble residual y aprovechable por parte de los hijos.
Les deseo lo mejor en el futuro, pero paradójicamente no les va a resultar fácil su vida a partir de ahora a no ser que tan sólo les robe un honrado bufete de abogados que se compadezca de sus limitaciones y les aisle de su fortuna a cambio del "negocio" de su vida. Aterrizar en un family office, aunque fuera el peor de España, sería como si el bote de la primitiva les agraciara por segunda vez, pero lamentablemente las probabilidades son casi nulas (si no lo evitamos nosotros mismos...).
En cuanto a nuestro sistema económico, os diré que considero una aberración que a una familia agricultora se le conviertan, de la noche a la mañana sus tierras, que han servido para alimentar acomodadamente a sus antepasados, en semejante fortuna para la que nadie les ha preparado jamás. Quizás sea una aberración comparable a la que deberán sufrir los compradores de las viviendas que se construirán en estas tierras, con hipotecas que heredarán sus hijos si no son embargadas.
En el caso del agricultor me parece una creación de riqueza contra toda ley de la economía capitalista. Y en el de los compradores de esos pisos una creación de pobreza, curiosamente al mismo interés: Olivo mas uno.

5 comentarios:

Cachilipox dijo...

Fantástico!

Olivo más uno!!! Ja Ja Ja !

Y cuanta razón llevas:
"...una creación de riqueza contra toda ley de la economía capitalista. Y en el de los compradores de esos pisos una creación de pobreza..."

Aunque no te engañes del todo, hay muchos payeses de estos que saben más que el Botín.

Gurús Mundi dijo...

Es verdad que hay payeses muy listos, pero para administrar, gestionar y tomar conciencia de 58 Millones de €, hay muy poquita gente que esté preparada, incluso entre los que se lo han currado y han ido subiendo poco a poco.
Gracias por tu comentario Cachilipox!

Adela dijo...

Yo pienso que hay gente con baja formación que sin embargo tienen una estupenda cultura financiera, sobre todo personas mayores que han vivido muchas y diversas situaciones y han sobrevivido, pongamos por caso, la posguerra española. Gente de la que se puede aprender muchísimo.

Gurús Mundi dijo...

Seguro que sí, Adela. Además me da la impresión de que cuando hablas así estás pensando en algunas personas en concreto que debes admirar mucho... ¿me equivoco?
De todas formas, tomar consciencia y las riendas de 58 millones de euros es muy, muy complicado.

Adela dijo...

je je, has dado en el clavo.
pero es verdad que 58 millones son muchos millones, a mi me dan incluso mareo imaginarlos.