martes, 15 de septiembre de 2009

Café Irlandés y Carajillo.

El que en su día fue el Tigre Celta, hoy no es más que un flaco minino, pulgoso y callejero. El aumento de impuestos que hipotecan (y nunca mejor dicho) el crecimeinto futuro, van a perpetuar en el tiempo su aspecto zarrapastroso. En lo que va de año, hasta el pasado 31 de Agosto, el déficit público irlandés fue de 18.700 millones de €, cifra que en sólo ocho meses casi cuadruplica el 3% del PIB anual permitido por la UE. Más del doble que en el mismo periodo del pasado año, que fue de 8.400 millones de €, según ha publicado recientemente el Belfast Telegraph.

Los indicadores irlandeses son una prueba de fuego para la solidez de la UE, y un verdadero torpedo a la linea de flotación de la unión monetaria. Pero son mucho más destructivas las cifras de España ya que, aunque sean algo mejores (o vayan con retraso), el peso específico de la economía española en la UE es mucho mayor. Irlanda es un pequeño país que, de ser el único caso que tensionara las directrices del rigor económico exigido por la UE, podría tratarse como una excepción, como una pequeña isla cuya economía comparte incluso los bolsillos de sus habitantes con la libra esterlina, en su frontera con los vecinos del norte. Pero no está sola. Las cifras de Irlanda, insostenibles en un entorno € con motores como Alemania o Francia, son la senda hacia el cementerio que sigue el elefante español. Y a pesar de que el primer ministro irlandés Brian Cowen dijo allá por el mes de marzo que "...compartir el euro nos fortalece mucho en un momento en que hay inmensas fuerzas en acción", la realidad es que las economías de Irlanda y España van a ser, están siendo ya, un tremendo stress-test para la unión monetaria europea. Todos los países que han dispuesto de política monetaria propia, han hecho un uso intensivo de ella en estos tiempos de economía convulsa. Incluso las economías líderes, a excepción del pardillo de siempre. Los políticos, como siempre, erran (sic) sistemáticamente todas sus previsiones macroeconómicas, proclaman las ventajas y bondades del € en plena quiebra estatal, y anuncian brotes verdes que esperan que tengan propiedades opiáceas para sus cada día más famélicos votantes. Porque la unión monetaria de la UE es políticamente correcta, y hoy es todavía un sacrilegio hablar de un euro a dos velocidades de modo oficial (una cobardía nauseabunda). La mayoría de españoles de a pie creen que la moneda única les está salvando de quiensabequé, en un perfecto Síndrome de Estocolmo del €. Y lo cierto es que nada más lejos cuando las economías, especialmente las más débiles, sufren.

Mientras las manos sigan atadas en una España en quiebra técnica, su economía seguirá en caída libre. El último dato de la Seguridad Social clama que apenas 18 millones de afiliados deben sustentar el Sistema, y bajando. Mientras tanto, el paro sigue descarada y dramáticamente muy por encima del resto de la UE, y subiendo. Pero lo más grave es que a partir del primer trimestre 2010 vendrá lo peor: Los 400.000 empleos que el Plan E se sacó del sombrero volverán a destruirse masivamente el primero de Enero, las extensiones extraordinarias de algunos subsidios se agotarán, y la destrucción del tejido empresarial y los constantes EREs arrastran a la sociedad a la dependencia de un Estado en bancarota. El deterioro está a punto de ser tan tremendo que el gobierno todavía no se atreve reducir el panparahoy inútil de la subvención directa a la sociedad en apuros, aunque la cuenta atrás es corta. Un gasto estéril de un dinero que no tiene, y lo que es mucho más grave, ni siquiera puede crear. Es decir que, o al Estado español se le da la capacidad para huír hacia delante, o en España vamos a vivir unos años terribles. Y para que, en el mejor de los escenarios, consigamos huír hacia delante necesitamos devaluar nuestra deudas para poder respirar, y nuestros costes para hacerlos más atractivos ante el resto del mundo. Conseguirlo creciendo e inflacionando lo suficiente es el único largo camino hacia la salida del tunel.

Salir del pozo sin hacer uso de la política monetaria, es una travesía del desierto que sólo los más fuertes pueden pretender (y ni siquiera ellos lo hacen). Los débiles como España, Irlanda y demás PIIGS se deben centrar en devaluar sus pasivos y sus costes de producción. Y eso puede hacerse mediante una política monetaria adecuada, pero resulta imposible si no se dispone de la libertad para incrementar el conglomerado M1 y a la vez devaluar la propia divisa (hace casi un año que ya dijimos: "...no debemos sufrir porque el Riesgo que están comprando los Estados se transforme en perjuicio monetario que quiebre países con capacidad de manipular conglomerados..."). Sólo así se conseguiría un crecimiento que tirase, con los años, de nosotros hacia la superficie y una inflación que se comiera la inasumible deuda de la que nos hemos rodeado con gula. Si los spreads de la deuda soberana hispano-irlandesa y franco-alemana se tensionan más allá de lo que la unión monetaria puede soportar, será la señal de una inminente liberación de la política monetaria que tanto necesitamos.

Necesitamos muchas restricciones, sacrificio y bidones repletos de agua clara para intentar atravesar el desierto tras los pasos de los países ricos. Pero de la última celebración apenas nos queda una cantimplora con un culín de café irlandés y otra con dos dedos de carajillo. Ah, y un resacón de narices. Aquí empieza el desierto.

2 comentarios:

jose a. puertas dijo...

Hola, lo primero felicitaros por el blog.

Vivo en Irlanda y pienso que por la actitud de la gente y de su gobierno ante la crisis, aquí la travesía por el desierto será de menor duración.

Han dicho que no subirán mas los impuestos (ya lo veremos). Los subieron el año pasado y a principios de este todo hay que decirlo, así como también que se bajaron el sueldo todos los altos cargos en un 10%, y este año hablan de recortarlo a todos los funcionarios.

También tienen el segundo mayor superávit comercial de la unión europea después de Alemania por 15.600 millones de euros. ¿Cómo me explicáis la comparación con España?. Creo que no la hay.

Un cordial saludo

José A. Puertas

Gurús Mundi dijo...

Gracias, Jose A. por tu felicitación. Como bien dices son países con mentalidades y productividad distintas, pero con muchas similitudes, a nivel de algunas cifras macroeconómicas o de abusos inmobiliarios. Realmente son dos naciones distantes, pero unidas por algunos datos referentes a su delicadísima situación.

Salud y €.