viernes, 22 de agosto de 2008

Tómese un zumito a mi salud.

Expansión publicó hace unos días un revelador artículo: "Cómo sacar jugo a 30.000 euros en plena crisis", con gráficos en versión papel, en el que se hacía una comparativa de las estrategias aconsejadas por ocho entidades de inversión para conseguir "carteras rentables y de bajo riesgo", según citaba textualmente dicho artículo. Las entidades eran las siguientes: Inversis, Dexia, Atlas Capital, Tressis, Banif, Abante, Unicorp Patrimonio y Lloyds TSB España.

A estas entidades se les pidió una estrategia para conseguir rentabilidades para 30.000 € de entre un 5 y un 10% a un año vista "sin asumir elevados riesgos". De entrada ya debemos decir que el primer error de planteamiento es no definir más detalladamente qué significa "sin asumir elevados riesgos". Por otro lado las estrategias de inversión no deberían recetarse sin tener en cuenta la situación de cada inversor: Sin saber si esos 30.000 € son una parte importante o ínfima de sus patrimonios, si están sobrecargados o no de inmuebles, si obtienen rentas fijas, inmobiliarias, corporativas o laborales más o menos cuantiosas, si su capacidad de ahorro es nula o abundante, si su situación familiar tiene que afrontar obligaciones económicas crecientes como por ejemplo atención a enfermos y/o personas mayores, si su nivel de gasto familiar es cuantioso o austero en proporción a sus activos, si realizan donaciones filantrópicas, si su interés se centra en el crecimiento patrimonial, en las inversiones de uno u otro tipo o en el disfrute de sus recursos, si sus objetivos vitales son abordables en sus actuales situaciones patrimoniales, si quieren legar sus bienes de una forma u otra (todo un mundo), si tienen mayor o menor aversión a la fiscalidad (otro mundo), si... en fin mejor no os aburro más, mismamente lo que contempla un PGR. Lo que es evidente es que estas ocho entidades se han limitado a recetar una medicina mediática y no terapéutica para todos los lectores del artículo en cuestión, sin importarles nada más. Pero lo peor es que la mayoría de lectores leerán ávidamente sus consejos sin ni siquiera plantearse la mitad de las cuestiones que hemos citado ni, por supuesto, tomarse la molestia de comprobar si los consejos que leyeron el pasado año fueron acertados. Y si no aprendemos de nuestros errores, jamás nos los quitaremos de encima ni mejoraremos.

A pesar de todo, vamos a obviar los errores en el planteamiento fundamental y pasemos a analizar las directrices dadas por estas entidades. Lo primero que nos llama la atención es que todas ellas aconsejan invertir en bolsa entre un 30 y un 42%, a excepción de Banif que no precisa porcentajes (sic), y de Atlas Capital que propone un 20% de bolsa y cuya propuesta nos parece la más distinta, como iremos viendo más adelante. También es destacable que la mayoría aconsejen invertir también en US$, algunos proponen RV americana por aquello de que deberían salir antes a flote que Europa y otros RF corporativa investment grade, criterios ambos que compartimos. Pero otros como, otra vez, Atlas Capital, proponen incluso una inversión en un monetario puro y duro en $ en una clara apuesta por la recuperación de la divisa americana (aunque de dudosa eficiencia puesto que otras inversiones en USD podrían aprovechar el factor divisa y conseguir mejores rendimientos durante el plazo señalado de 12 meses). Además ésta última entidad es la única que incluye un 5% de la cartera propuesta en intereses japoneses, a través del fondo Invesco Japanese.

Otro hecho destacable es que todos, a excepción de Lloyds TSB España, aconsejan invertir al menos un 14% en gestión alternativa. Esas inversiones, como ya hemos comentado en otros artículos, son inclasificables por diversas. Y no siempre las elevadas volatilidades (y comisiones) se ajustan a las necesidades de la cartera. No obstante hemos de decir que en un escenario de RV flat o bajista y con la RF en serios problemas, determinados tipos de la llamada gestión alternativa pueden ser una buena opción, pero nunca de forma indiscriminada como propone, por ejemplo, Banif que invertiría el mayor porcentaje de cartera (una vez más sin especificar) en este tipo de inversión.

También cabe destacar que la mayoría se quedaría "en liquidez" con porcentajes que oscilan entre un 30 y un 45%, ya sean fondos monetarios o bonos, aunque la liquidez de estos últimos deje mucho que desear. Aquí vemos dos claras excepciones: Banif que propone renta fija a 1,66 años, otra vez sin porcentajes, con yields inferiores al 5% (comisiones de compra-venta y custodia aparte); y en el lado opuesto otra vez Atlas Capital que propone un 50% de la cartera en realistas depósitos a un año con tipos superiores al 5%.

Todos, sin excepción, barren para casa escandalosamente. Algunos como Atlas Capital con un 20% de la cartera en un fondo propio de bolsa, pero otros de forma mucho más burda como Dexia, que los únicos euros que deja escapar de la compra de sus fondos son el 5% que propone dejar en liquidez; o Banif que aconseja toda su batería de armamento y comisiones pesadas nada menos que de gestión alternativa.

En resumen, si echáis un vistazo al artículo de Expansión veréis como todas las propuestas parecen directamente sacadas de sus panfletos propagandísticos, quizás con la salvedad de la propuesta de Atlas Capital que modera su afán vendedor, aunque incluso ésta cae en los tópicos más indeseables de carteras modelo (conservadora, mixta, dinámica) en cuanto se visita su web. Visto lo visto, me temo que poco variarían las ofertas de todos ellos fuera cual fuese la premisa inicial de perfil inversor.

Si una propuesta estará más acertada o no pasados 12 meses, sólo lo dirá el tiempo. Pero no se ha definido si hablamos de blindar un patrimonio o de hacer crecer 30 mil euros, ni nada de lo referido en un PGR. Por tanto estas ocho propuestas son poco más que hablar por hablar, salir en la foto publicitaria y estar entre los ocho publicados con mensajes que regalen los oidos de sus posibles presas. Es obvio que las entidades consultadas se han limitado a la pregunta de cómo sacar jugo DE nuestros 30.000€ en lugar de cómo sacar jugo A nuestros 30.000€. Nuestro colega Sherpa ya trató el tema del dinero que no trabaja estrictamente para nosotros.

Lo cierto es que parece que, ante la incertidumbre reinante y el panorama previsto, la RV europea no parece tener buen aspecto según nuestro criterio. La norteamericana pinta mejor, pero quizás no antes de 12 meses, si ese es nuestro horizonte inversor. Sin embargo mirando a más largo plazo, los intereses económicos en EE.UU. parecen más atractivos. No sólo en cuanto a RV, sino también en Real Estate prime e incluso RF corporativa no financiera. La consigna wait and see nos parece prudente para crear un asset allocation que blinde un patrimonio sin prisas, y para ello unos meses en depósitos y una buena selección de RF puede ser el buen camino. Dentro de un criterio más allá del blindaje, determinada gestión alternativa debe tener su lugar, pero conociendo qué se va a hacer con nuestro dinero y qué volatilidades vamos a asumir. Uno de nuestros males actuales es que en ese cajón de sastre cabe todo, incluso la necesidad de cubrir desesperada y ciegamente las espectativas que la RV ha frustrado en los últimos meses. Si además diversificamos la inversión alternativa indiscriminadamente, saber que hacen con nuestro dinero será como buscar una aguja en un pajar. Ante la incertidumbre actual parece que la gestión alternativa vaya a solventar todos los problemas de nuestra cartera, y destinar un cuarto de nuestros activos a un universo desconocido es francamente imprudente.

La mayoría de entidades de inversión sabrán sacar el jugo a nuestro dinero, pero quizás no lo lleguemos ni a probar y sin embargo nuestro patrimonio quedará exprimido.
"Pobre hombre... Jamás sabrá lo que es ser joven, porque nació banquero."
Mayer Amschel Rothschild (1744-1812)