martes, 29 de julio de 2008

Petróleo en máximos: Un precio Sostenible.

A grandes males, grandes remedios. Siguiendo esta premisa vamos a lanzar una idea al aire para que a través de vuestros comentarios la podamos contrastar. La pretensión no es ni más ni menos que la de encontrar una solución definitiva a la dependencia energética mundial del petróleo y de los combustibles fósiles en general.

Viendo los últimos movimientos del precio del crudo, con máximos de 145 y posterior corrección hasta los 122$/barril, vamos a analizar una posible estrategia que podría, cuando menos, paliar la dependencia y la consecuente especulación del petróleo, así como minimizar los efectos del peak oil. Me explicaré: Cuando veíamos, hace apenas un par de semanas, precios máximos históricos, se oían voces insistentes (algunas interesadas pero otras no) que nos advertían de la probabilidad de que en breve se superasen los 150 dólares en pos del target de 200 $. Nadie sabe hasta dónde puede llegar la escalada en el precio del crudo. Ni tampoco la capacidad de las economías mundiales de soportar la convivencia con un barril que puede multiplicar por 4 su precio en apenas 24 meses.

Pero lo que sí sabemos es que a 145$ el mundo no ha dejado de existir. Las estructuras macroeconómicas mundiales se han tensionado extraordinariamente y los países que dependen de la importación masiva de petróleo sufren y decaen a niveles récord. Las cifras económicas, por tanto, se deterioran, y la inflación de primera ronda se lleva por delante el frágil equilibrio cosechado durante años de bonanza. Pero a pesar de todas las dificultades, el mundo no ha dejado de existir, y probablemente tampoco lo haga con un barril a 160 o 170 $.

Por otro lado, hemos de reconocer que ningún país ha sido capaz de sustituir de forma eficiente, sostenible y suficiente la dependencia del petróleo. La inversión necesaria es prohibitiva para los estados, y para la iniciativa privada todavía no son suficientemente interesantes como para que se realicen masivamente. Sin ir más lejos, el boom de los huertos solares tan sólo preve cubrir un 10% de la demanda energética en los próximos 10 años. Y sin perder de vista que sus rentabilidades se basan en precios que, lejos del mercado, se sustentan sobre leyes. Por ello, difícilmente las empresas privadas cubrirán las necesidades de producción de energía alternativa de forma masiva a corto ni a medio plazo. Demasiado tiempo dada la situación en que se encuentra el planeta.

Sin embargo sí que se podrían cubrir dichas necesidades energéticas alternativas con subvenciones faraónicas por parte de los Estados. O incluso que se inundara la geografía de huertos solares o eólicos parapúblicos o estatales. Con los recursos suficientes, el derecho a una energía segura y barata podría garantizarse por el Estado durante el periodo en que la iniciativa privada no encuentre la viabilidad para hacerlo. No obstante, en cuanto las empresas privadas fueran eficientes y suficientes para producir de forma rentable y a precios razonables la energía necesaria, el Estado debería retirarse del escenario, para sólo actuar ante desequilibrios y situaciones de excepción energética. Es decir, sólo para garantizar derechos fundamentales a los ciudadanos.

No cabe duda de que si se pudiera garantizar dicha generación de energía alternativa por parte de los Estados, la progresión futura del planeta estaría infinitamente menos hipotecada. Imaginemos un Sistema económico global con energía excedente y razonablemente barata, incluso con las crecientes necesidades de las economías emergentes cubiertas. Es cierto que seguiríamos perjudicándonos torpemente, podríamos seguir abusando de los créditos y seguir jugando peligrosamente con burbujas de todo tipo. Pero lo que está claro es que la garantía del abastecimiento energético a precios razonables sería la piedra filosofal del progreso de la humanidad en el futuro.

La pregunta clave es: ¿Dónde conseguir los fondos necesarios para subvencionar masivamente o generar de forma pública la producción suficiente de energía alternativa? Llegados a este punto recordaremos aquello de "a grandes males, grandes remedios": Convirtiendo la necesidad de garantizar un abastecimiento energético sostenible y suficiente en Razón de Estado, podría mantenerse el precio máximo histórico alcanzado por el crudo de forma intervenida. Es decir, que la diferencia entre el precio máximo histórico y el precio real del mercado del petróleo del momento, fuera a parar a una partida presupuestaria especial. Incluso se podría crear una especie de Plan Nacional de Generación Energética con un organismo oficial como el Consejo de Seguridad Nuclear que se encargaría de, por ejemplo, subvencionar o crear huertos solares de forma masiva.

Si los beneficios procedentes de éstas producciones de energía se reinvirtieran en la generación de más instalaciones de ésta u otra índole de generación de energía alternativa, en unos años la capacidad del Estado para generar energía se multiplicaría. Mientras tanto, lamentablemente, el mundo no productor de petróleo seguiría sufriendo las apreturas del crudo en máximos artificiales. Obviamente no se beneficiaría de las correcciones y relajaciones del precio de mercado, y sus cifras macroeconómicas seguirían perjudicándose también a niveles máximos históricos. Pero la luz al final definitivo del tunel sería clara y nuestra velocidad de marcha se aceleraría constantemente. Además la adopción de esta estrategia por buena parte de los países no productores de crudo, empujaría a la baja la especulación de forma muy determinante, creando así un efecto cluster positivo ejemplar.

Pero vamos a cuantificar lo que estamos diciendo: A niveles de hoy, con un diferencial entre el precio del barril actual y el máximo histórico de 23$ (145-122), estamos hablando de más de 37 millones de dólares diarios sólo en España, mientras que en todo el mundo se podrían destinar más de 1950 millones de dólares diarios a la búsqueda e implantación de generadoras de energía alternativa. Además, como ya hemos comentado, el inicio de este proceso sería el momento de menor eficiencia y capacidad de generación de energía. Ya que a partir de la puesta en marcha de las primeras instalaciones, la energía generada, o bien se podría repercutir para paliar los efectos asfixiantes de sostenimiento de los precios máximos en la economía; o bien el producto de su comercialización a precios oficiales o de mercado se podría reinvertir incrementando la cifra diaria disponible para la generación de más energía.

Como hemos dicho al principio, el hecho de gravar permanentemente el coste de importación de petróleo, sólo se podría justificar bajo la Razón de Estado. Sus inconvenientes y damnificados serían enormes. Pero a cambio resolveríamos para siempre la dependencia de los combustibles fósiles, eliminaríamos las presiones ejercidas por los paises productores de petróleo (OPEC), obtendríamos infinitas ventajas medioambientales, y en definitiva se instauraría un enésimo Orden Mundial muchísimo más estable y susceptible de desarrollo sólido.

Mientras tanto, los máximos históricos marcados por las leyes del Mercado, exprimen las vidas de los no productores en favor de la OPEC y sus paraísos de la abundancia como el Dubai de la foto anterior. Y es que la Riqueza en mayúsculas se está desplazando a un ritmo muchísimo mayor que las cifras diarias citadas, tal y como ya advertíamos en El Monopoly termina en bancarrota o no termina. De hecho el ritmo es proporcional al precio del crudo y, en mucha menor medida, al desequilibrio de la balanza comercial china. Y creo que el occidento no productor de petróleo debería plantearse algún gran remedio, aunque se ampare bajo la siempre peligrosa Razón de Estado.
Es injusto que una generación sea comprometida por la precedente. Hay que encontrar un medio que preserve a las venideras de la avaricia o inhabilidad de las presentes.
Napoleón Bonaparte.

3 comentarios:

Jaime dijo...

Queridos amigos,

Éste me parece un tema apasionante. Yo creo que hay que actuar en 2 direcciones:
1. Optimizar la energía existente, mucha de ella la malgastamos, incluyendo el petróleo.
2. Fomentar energías distintas a las que necesiten recursos como el gas o el petróleo.

La primera premisa se debió hacer ya muchísimo tiempo, aunque ahora parece que el seño alonso se el adalid, pero hay muchísimas formas de hacerlo, me centraré en el caso español:
1. Todos los electrodomésticos clase AAA máximo uso de energía. Podría hacerse con un plan renove o similar.
2. Optimización de la iluminación en nuestro país. Por ejemplo si os vais al extranjero veréis que las bombillas de la calle no son como las de aquí sino de las que consumen menos y radían más aunque la luz sea menos bonita.
3. Descenso del volumen de tráfico rodado: Fomentar el uso compartido de coches para ir al trabajo, promoción del transporte público, el cycling y tantas cosas más
4. Olvidarse de hacer desaladoras (que consumen una burrada de energía) y por fin hacer un plan para el ahorro de agua como dios manda (limpieza de pantanos, arreglo de tuberías, optimización de los cultivos, aprovechamiento del agua de la industria, etc)
5. Realizar edificios que sean ecológicamente más rentables (menos gasto en calefacción si hay bueno sellados, menos en electricidad, si hay unos buenos ventanales, etc)
6. Disminuir el uso de aire acondicionado o ponerlo a niveles adecuados (como dice nuestro querido ministro Alonso)
7. Fomentar el uso del transporte de mercancías por tren en vez de camiones. Esto nos está machacando a todos inclusive a los camioneros. Ya me cabreé en mi blog por hacer el ave y no tener en cuenta esto… solo un 2% del transporte de mercancías en España es por tren y el 86% con camiones. Destinar obra a centros logísticos ferroviarios y a líneas de mercancías.
8. Vamos que si yo he sacado 7 en 5 minutos se sacan cientos en unas horas

Respecto a las fuentes de energía también lo traté en mi blog.

Las energías renovables de momento son superbonitas pero no dejan de ser una panacea. La eólica creo que es el 0,8% de la del país y la fotovoltáica normal el 0.002% (y mirad lo que se ha hecho que se han puesto a millones).

Yo trabajo en parte en una empresa que vende componentes para estos sectores energéticos. La fotovoltáica tradicional requiere a día de hoy 4 campos de futbol para generar 2MW que no es nada. El coste energético que cuesta crear un panel solar (adaptar el silicio las bases de acero etc…) es mayor que la energía que producirá en los próximos 10 años. Y parece ser que esta tecnología no tiene de momento por las investigaciones mucho más margen de maniobra.

Las solares termoeléctricas hay de 2 tipos hasta la fecha si mal no recuerdo:
1. calentar aceite por ejemplo con tubos en espejos alargados para que el aceite caliente haga evaporar agua para mover una turbina.
2. Una serie de espejos que apunten todos al mismo punto donde se concentra el calor y allí se calienta agua para que el vapor mueva la turbina.

La primera tiene un grandísimo problema y es que el aceite como reviente la tubería crea un incendio de no te menees. Además ese aceite se debe mantener caliente por la noche si no se perdería hasta más allá de mediodía para ponerlo a temperatura adecuada. Para ello hay 2 opciones, la primera es mantenerlo caliente con otro tipo de energía, lástima que se gasta casi tanto de noche como la que se produce de día y la segunda es mediante unas sales que guardan calor. Eso sí, son 2 depositos de sales especiales que ocupan como una plaza de toros. Estas centrales generan entorno a los 50 MW. Las del tipo 2 generan menos. Pensemos que ocupan una superficie de unos 1000 x 1000 metros.

Sin embargo os pongo este enlace:

http://www.ison21.es/2008/04/29/la-electricidad-del-desierto/

El cuadradito grande indica que este es el tamaño del Sahara con el que con esta tecnología se abastecería a todo el mundo.

En España se va a apostar fuerte por esto y parece ser que se crearan unas 50 centrales como poco antes del 2020.

Yo también escribí un post sobre esto de la energía en mi blog (id a los enlaces del final del post de hoy donde comparo con el país). A día de hoy lo más económico y que produce es la nuclear. Es la menos contaminante (en cantidades de CO2), y si centrales de los 60 no tienen fugas ahora que la tecnología es mucho más avanzada menos problemas habría. Por otra parte, se está alargando la vida de centrales muy viejas ( y eso si que me da peores espinas en cuanto a seguridad) y se está planteando comprar energía a Francia (80% nuclear) con lo que si hubiese un chernovil a la francesa ¿creéis que no nos llegaría el polvo radioactivo?

Cómo bien comento, las energías renovables a día de hoy son una quimera, y la necesidad de energía no deja de ser una necesidad inmediata. Ya tendríamos que haber previsto esto hace tiempo. Haber creado más nucleares, para no depender en exceso del petróleo. Eso sí mientras tanto debemos seguir investigando profundamente la solar y otras tantas con el beneficio de la energía “barata” de las nucleares. Ya hemos perdido 15 años. Con ese ahorro de energía del punto 1 y del 2 se puede financiar de sobras la investigación de cómo tratar los residuos nucleares y de cómo prosperar con las renovables. Además generando I+D spanish que falta nos hace.

Me he enrollado pero es que el tema me gusta :P

Jaime

El señor lobo dijo...

Un apunte al comentario: Como podemos ver en red electrica española, y echando unas cuentas rápidas, la energía eólica en españa representa el 10% de la producción bruta, y algo mas de un 11% de la demanda total.

En esa página tienes gráficas interesantes, por ejemplo de la producción en tiempo real, en la que puedes ver que las energías renovables empiezan a ser una alternativa.

Por último, otro apunte relativo a la energía nuclear. En este artículo se trata el asunto de la energía nuclear desde otro punto de vista. Al igual que tienes en cuenta el coste total de la energía solar (costes de fabricación de paneles etc), tendremos que tener en cuenta los mismos costes para la energía nuclear, incluida la necesaria para deshacernos del material radioactivo una vez haya terminado su vida útil (aunque esta sea de 80 o más años).

Jaime dijo...

Bueno señor lobo,

no recuerdo en que artículo yo vi ese 0,8%. Igualmente la energía eólica depende de muchos factores, si hace mucho viento se paran, si hace poco idem, etc... Esto provoca que las plantas eólicas no den un ritmo constante y estable de energía. Para regular dicho nivel se tiene que compensar con otras plantas (generalmente petróleo o gas) para estabilizar la producción. Esto fuerza a estas últimas centrales a ir variando su productividad, y esto conlleva que muchas veces su gasto y su rentabilidad sean elevados (a veces incluso mayores que funcionando a pleno rendimiento). Por lo cuál la energía eólica siendo buena no deja de tener todos sus inconvenientes.

Pero el debate es bueno y debe hacerse. Lo primero y fundamental como dije es un ahorro energético. España es un devorador de energía de los peores del mundo, con un despilfarro brutal para una productividad mínima. Ese es el punto número 1.

Después ya podemos debatir sobre petróleo, gas, nuclear, renovable. Yo, por la independencia del exterior prefiero nuclear+renovable hasta que todo idealmente pueda ser renovable.

Así que en parte coincido con Green Peace, lo importante es reducir el consumo, lo segundo investigar las renovables, mejorarlas y potenciarlas, y lo tercero buscar una alternativa mientras tanto. Lo que no puede ser es continuar sin abrir el debate, manteniendo centrales nucleares viejas fardando de anti-nucleares con el riesgo que conlleva (vemos los problemas que han habido últimamente). La inmobilidad es lo peor.

Saludos,
Jaime