martes, 17 de abril de 2007

El 90% de las nuevas fortunas se pierden en menos de 10 años.

Cuando apenas se conoce el concepto de Family Office como empresas de gestión y asesoramiento integral para personas / familias / empresas con una fortuna superior a dos o tres millones de euros o dólares llega otro concepto revolucionario: El Fresh Family Office.
Efectivamente estas empresas están especialmente dedicadas al asesoramiento y gestión de fortunas menores, de nuevos ricos o de herederos jóvenes. Muestran a sus incipientes y/o elitistas clientes el difícil y largo camino que deben recorrer hasta conseguir dominar, proteger y sobre todo, disfrutar de sus venideras o nuevas y flamantes fortunas. No sólo a nivel financiero (complejo mundo en el que deberán sumergirse de la mano de estos expertos) sino también a nivel personal y social. Deberán aprender a manejarse en un mundo de tiburones y opulencia para el que jamás nadie les preparó.
Entre ellos podemos encontrar deportistas y artistas profesionales, afortunados de loterías, herederos de todo tipo de patrimonios (empresas, inmuebles, etc.), o jóvenes empresarios que deben seguir dedicando su escaso tiempo al negocio y no pueden ni deben dispersar sus esfuerzos en manejar su creciente patrimonio. Todos ellos necesitan un Family Office como cualquier otra fortuna consolidada en manos de personas de cierta edad, pero además éstos tienen algo en común: Juventud e inexperiencia en la riqueza, y un afán irrefrenable de disfrutarla desmesuradamente.
Para este perfil de clientes un Fresh Family Office dispone de protocolos de actuación mucho más didácticos, a la vez que incorpora un valor al que se le debe dar una especial importancia: El disfrute de la Riqueza.

Los Family Office existen hace más de 50 años en EE.UU., en Europa y el resto del mundo han crecido exponencialmente en los últimos años debido al enorme número de Fortunas que han decidido pertenecer a una élite de Clientes asesorados por expertos en todas las disciplinas que afectan a la vida en la riqueza. Éstos van mucho más allá de un simple abogado, asesor fiscal, financiero o gestor de banca privada. Un Family Office se ocupa de absolutamente todo lo relacionado con el Patrimonio de sus Clientes: Activos financieros, inmobiliarios, corporativos, así como de todos los aspectos necesarios para la gestión de todo ello, también de las estructuras necesarias para transmitir este legado a través del tiempo. Suelen aceptar Clientes que superen los tres o cuatro millones de euros incluyendo sus propiedades. Por lo tanto muchas fortunas “moderadas” pueden pasar a formar parte de esta élite de familias que han clarificado sus objetivos vitales y siguen un rumbo firme en su crecimiento patrimonial a lo largo de las generaciones. Otra característica de enorme importancia en un auténtico Family Office debe ser la no aceptación de poderes o activos depositados en estas entidades. La titularidad de todos los activos debe estar siempre en manos del Cliente.
Ahora llegan los Fresh Family Office, un nuevo concepto que moderniza aún más si cabe este servicio revolucionario en la relación cliente/asesor/riqueza. Efectivamente el sector de nuevas y jóvenes fortunas estaba desatendido por los grandes Family Office que dedican su atención tradicionalmente a clientes de mediana o tercera edad, con fortunas incluso multigeneracionales. De hecho todos los escasos Fresh Family Office son sub-estructuras derivadas de Family Office clásicos con su mismo know-how adaptado a este nuevo perfil fresco. Además tienen algunas características en común: Suelen ofrecer todo el abanico de sus servicios desde paraísos fiscales cercanos que les permiten una versatilidad de soluciones aún más eficaz. ¿Por qué pertenecer a un Family Office dentro de la CE pudiendo estar asesorado por los mejores profesionales en plazas fiscalmente privilegiadas tanto para los activos existentes dentro como fuera de su país de origen? De hecho, la mayoría de jóvenes o nuevas fortunas gozan de la posibilidad de estructurarse y arraigar en paraísos fiscales cercanos, ya que no provienen de organigramas solidificados en un determinado país o región como los patrimonios multigeneracionales.
Por otra parte interpretan de una forma sustancialmente distinta el disfrute que debe obtener el Joven Cliente de su propia Riqueza. En este aspecto un joven hereder@ (afortunad@ de lotería, joven empresari@, etc.) gozará de un firme y feliz, a la vez que prudente, proceso de iniciación a la vida en la Riqueza. Obviamente si su patrimonio está basado básicamente en activos inmobiliarios, cosa que resulta muy habitual, deberá pasar por un proceso de conversión de sus bienes adaptado a su medida antes de comenzar a disfrutar de su Fortuna de forma blindada y consolidada.
El ingreso de nuevos Clientes en esta élite se genera mayoritariamente a través de recomendación, ya que este tipo de empresas requieren de la máxima discreción. Aunque suelen aceptar clientes con situaciones de fortunas súbitas (herencias imprevistas, sorteos de lotería, grandes negocios puntuales, etc.) también se generan nuevas altas a través de cualquier intermediario que percibirá muy sustanciosas comisiones por ello.
Convertir inmuebles, participaciones empresariales o cantidades en efectivo en una consolidada Fortuna y aprender a disfrutar de ella correctamente, a la vez que se asegura el crecimiento permanente a través de los años, ahora también puede estar al alcance de los jóvenes.
Puede encontrase un completo directorio mundial de Family Office a través de Family Office Exchange, (Chicago,IL) o en la sucursal para Europa en Londres. http://www.foxexchange.com