lunes, 17 de agosto de 2009

Lo fondos suben comisiones cuando estás de vacaciones.

No es un chiste ni una rima ocurrente, sino un titular de la prensa. Según esta noticia de El Economista, se han más que triplicado las gestoras españolas que han anunciado este verano a la CNMV el aumento de sus comisiones. Algunos creen que esto es debido a la caída de la rentabilidad de la remuneración en IPFs y del dinero en general, que hace que otra vez éste fluya hacia los fondos de inversión colectiva (y al aumentar su demanda, los gestores aprovechan para aumentar precios). Pero la realidad es que en plena borrachera del plazo fijo con extratipos que evidenciaban la desesperación contable de la banca, y con hemorragias descomunales en casi todos los fondos, las comisiones de estas IICs no se rebajaron sustancialmente. Y lo mismo podemos decir si el motivo lo buscamos en la salida o entrada de dinero en bolsa.

Quizá uno de los motivos para esta subida veraniega sea la caída en los ingresos de las gestoras, que han sufrido desplomes en el último año en volumen de gestión, y también la práctica eliminación de los HWM y comisiones de éxito en sus diversas formas. Ante ese escenario de vacas flacas y caídas en sus ingresos vía comisiones, las gestoras de fondos han optado por la misma estrategia que el Estado español: Aumento de la imposición. El pan para hoy tan arraigado por estos lares. Aunque con tanta volatilidad, euforias efímeras y necesidad de ganar en los mercados especulativos lo que se ha perdido en la economía real laboral, probablemente las gestoras no pasen hambre tampoco el día de mañana.

Vivimos aún tiempos convulsos, también en bolsa a pesar del presente rally, y con una altísima volatilidad y nerviosismo. Y estas convulsiones permiten abusos en las comisiones. Me explico: Al contrario de lo que sucede en mercados tranquilos, donde los resultados moderados exigen unas comisiones que no lastren en exceso los rendimientos, la alta volatilidad en los mercados es el mejor camuflaje para unas comisiones caras. Si el cliente gana en un entorno de alta volatilidad bursátil, probablemente lo hará con abultadas cifras y no le importará pagar grandes y merecidas (?) comisiones; mientras que si ha sufrido pérdidas en un entorno de volatilidad alta, probablemente no le resultará tan grave perder 2 o 3 puntos más allá del 20 o 30% que le ha quitado el mercado. En uno y otro escenario, habrá un mercado volátil y loco al que culpar o responsabilizar.

Blame it on the Market!