jueves, 13 de marzo de 2008

Inflación Vs. deflación. ¿Quién ganará?

Aquellos que hayan leído uno de nuestros últimos posts, “inflacionar o morir”, habrán percibido mi aversión a la deflación por ser destructora de la economía. Pues bien, haciendo un análisis mas profundo de la situación actual de la inflación, dos mercados anticipan actualmente dos escenarios económicos opuestos :


Las materias primas, particularmente el petróleo, el oro y las materias primas agrícolas anticipan una aceleración de la inflación, mientras que el mercado de las obligaciones, con unas tasas históricamente bajas (ver gráfico), anticipan contrariamente una desaceleración de la inflación y serias amenazas deflacionistas. Uno de los dos escenarios va, lógicamente, a ser falso, falta saber cual de los dos.

Para comprender mejor lo que está pasando, hay que observar las relaciones económicas entre países desarrollados (Norte América/Europa/Japón) y países emergentes (China e India en particular)

Los brotes inflacionistas observados en 2006-2007 (que empiezan a ser preocupantes en E.E.U.U. con una inflación de mas del 4%) no han tenido nada que ver con ninguna acción relacionada con la creación anárquica de moneda por parte de los bancos centrales o gobiernos.
Casi al contrario, la masa monetaria o M1, está prácticamente estable y es el mejor indicador para este tipo de acciones, por lo tanto la inflación no puede venir de este lado tal y como algunos comentaristas indicaron en el anteriormente mencionado post.

Para buscar la causa del alza de las materias primas y consiguiente inflación hemos de desplazarnos a los países emergentes:

China es responsable hoy en día de una parte bastante reducida del PIB mundial (un poco menos del 6%) y la India aún menos (poco mas del 2%).

Pero en cambio China e India son ya hoy en día las “fabricas del mundo” y ejercen una influencia muy notable en el mercado de materias primas , China es el mayor emisor mundial de CO2, 2º consumidor mundial de petróleo, 1er consumidor mundial de numerosos metales de base y 1er productor y consumidor mundial de cereales.

Si a la cifras mencionadas le sumamos las de India, podemos deducir que es el tirón de los países emergentes quién ha marcado el precio de las materias primas y quien ha provocado las tendencias inflacionistas de 2006-2007.

2007 se ha caracterizado por un desacoplamiento total entre sobretodo los E.E.U.U. y China : Fuerte ralentización económica (con amenazas de recesión) en los E.E.U.U. y fuerte crecimiento (Inflación interanual en febrero del 8,7%) en China.

La causa de que haya dos escenarios opuestos, es pues debida a este desacoplamiento y cuando cualquiera de los dos escenarios anteriormente mencionados se produzca, este desacoplamiento deberá cesar.

Si se cumple el primer escenario, los países desarrollados (E.E.U.U./Europa/Japón) se contagiarán del fuerte crecimiento de los países emergentes (China/India) y el escenario inflacionista ganará (a fecha de hoy pocos indicadores económicos apuntan en esta dirección).

Este contagio vendría por los antecedentes y consecuencias detallados a continuación :

1.- Freno en la demanda de bienes inmuebles en los E.E.U.U. + crecimiento de la morosidad en las hipotecas (Iniciado en 2007)

2.- Caída de los precios inmobiliarios, crisis del mercado hipotecario y del sector financiero (mediados del 2007, 2008)

3.- Disminución del consumo, del crecimiento del crédito y ligera recesión (Inicio del 2008)

4.- Mejora de recesión americana estimulada por las maniobras de la FED (bajada de tipos, inyecciones de liquidez al sistema financiero) y del gobierno Bush. (Aún por llegar)

5.- Disminución de la morosidad en las hipotecas y alza del mercado inmobiliario por las compras provenientes de los países emergentes (aún por llegar)

6.- Alza de la producción industrial de los E.E.U.U. (motivada por los bajos tipos de interés y por el aumento de las exportaciones a causa de la debilidad del Dólar) y recuperación de la confianza y del consumo.

Aunque sea economía-ficción, es ser bastante optimista y parece poco probable.


Para que se produzca el segundo escenario, son los países emergentes los que se deberían contagiar, al menos parcialmente, de la crisis de los países desarrollados.

Este contagio vendría por los antecedentes y consecuencias detallados a continuación :

1.- Freno en la demanda de bienes inmuebles en los E.E.U.U. + crecimiento de la morosidad en las hipotecas (Iniciado en 2007)

2.- Caída de los precios inmobiliarios, crisis del mercado hipotecario y del sector financiero (mediados del 2007, 2008)

3.- Disminución del consumo, del crecimiento del crédito y ligera recesión (Inicio del 2008)

4.- Empeoramiento de la recesión americana y posterior extensión hacia Europa, fuerte caída del consumo y contracción del crédito (aún por llegar)

5.- Caída de las importaciones provenientes de los países emergentes (aún por llegar)

6.- Bajada de la producción industrial de los países emergentes (la exportaciones en China representan el 40% de su P.I.B) y bajada de la demanda de materias primas por parte de los mercados emergentes. (aún por llegar)

El paso de una etapa a otra no es instantáneo, lo cual explica que en en momento actual la materias primas aguanten bien (y con ellas la inflación) mientras que los E.E.U.U. empiezan a entrar en recesión.

En estos gráficos del 2007, podemos observar un crecimiento de las exportaciones chinas del 20% anual, sin ningún síntoma de ralentización.






















El primer síntoma de contagio de China solo data de febrero 2008. Este artículo muestra una contracción de un tercio del excedente comercial chino a causa de una ralentización del crecimiento de las exportaciones hacia E.E.U.U.

Este síntoma es de momento aún muy modesto y ha de ser confirmado. Pero si el contagio se confirma puede ser que veamos como este pequeño brote inflacionista de paso a una recesión/deflación.

Y serían los indicadores del mercado de las obligaciones los que tendrían razón.

Ante la duda, la liquidez y la RF Soberana o Corporate Investment Grade pueden ser grandes aliados.