miércoles, 22 de agosto de 2007

Warren Buffett nos enseña el camino a seguir en el subprime-crunch. Como siempre.

Hace casi 4 meses que Warren Buffett salió de cacería. Siempre le ha gustado presumir de que su empresa tiene más dinero que oportunidades de inversión. Personalmente creo que proclamó en voz alta que salía de caza mayor para chulear a algún elefante en lugar de marear alguna perdiz, como hacen otros cazadores. En lugar de enfundarse en la vestimenta clásica de camuflaje, disparó al aire a finales de abril en cuanto salió de casa. Con toda probabilidad lo hizo como reclamo para algún paquidermo domesticado deseoso de ser abatido por tan ilustre cazador. Y es que para algunos animales criados en cautividad es todo un honor (y un negocio) formar parte de la sala de trofeos de Berkshire.

Una vez más Buffett ha creado su propia Buena Suerte y está en el momento y el lugar adecuado con la cartuchera a rebosar. Así es, ante sus ojos ha aparecido un fabuloso elefante salvaje que no tenía ninguna intención de ser cazado, pero al que las circunstancias le han obligado a ponerse ante el punto de mira de Buffett. Se llama Countrywide y ha hecho que a sus 76 años, el viejo cazador tenga el mismo brillo en sus ojos que cuando disparó a M&T Bank o Wells Fargo, pertenecientes al mismo sector.

Este subprime-crunch que estamos viviendo arruinará a muchos, pero también es una oportunidad histórica para quienes saben apreciarlas mientras otros huyen despavoridos y presas del pánico hacia el refugio de la triple A soberana, aunque sea a costa de un yield irrisorio.

El Maestro Warren Buffett, una vez más marca el camino a seguir. Es la más responsable e interesante de las opciones. Si Countrywide es una opción válida, tanto o más lo son las inversiones en renta fija no vinculadas a las hipotecas subprime, tanto de sectores no financieros como incluso también financieros. Encontramos actualmente deudas corporativas A y AA muy por debajo de la par, incluso por debajo de 90, con yields más que interesantes. Es decir, verdaderas oportunidades del mercado de renta fija visibles tan solo para algunos clarividentes.

Lamentablemente la mayoría de inversores medios siguen fijándose sólo en los índices bursátiles. Incluso utilizan la renta variable como baremo para determinar la gravedad de la situación de la actual crisis de crédito. Pero afortunadamente la Economía en mayúsculas no es sólo la bolsa, sino mucho más. La situación en que se encuentra el Sistema económico puede empeorar o mejorar con cierta independencia de lo que le pase a los índices del DJ, DAX o FTSE. No cabe duda de que dichos mercados acabarán repercutiendo el estado de salud real del Sistema, pero fijarse sólo en ellos es como mirar las caras del público en lugar de ver el partido.

En fin, como dice Rebuzner en su último post, hoy vende hablar de caos y cracks generalizados. Mientras otros Maestros van a lo suyo que, además nos beneficia a todos una vez más.